qué debes destruir y qué puedes tirar a la basura